Reseña de Las alas verdes del dragón: Drake en el mar de Canarias

La historia de las Islas Canarias desde que comenzó a ser dominio español pasó por etapas luminosas y al mismo tiempo convulsas. Tras la llegada de los europeos a América, las Canarias se convirtieron en un enclave estratégico para los viajes intercontinentales. En ese contexto, ya en la segunda mitad del S. XVI, Inglaterra ya se encontraba inmerso en su proyecto de expansión naval, para el cual hombres como Francis Drake eran de gran importancia. La figura de Drake es la protagonista del documental Las alas verdes del dragón: Drake en el mar de Canarias (2012), dirigido por Miguel G. Morales, partiendo de una idea y guión originales de Daniel Martín y Leoncio González.

Las alas verdes del dragón cuenta, resumidamente, la relación entre Francis Drake y las Islas Canarias, dando un repaso a toda la vida del marino inglés hasta sus fallidas escaramuzas en territorio insular, donde fue repelido en varias ocasiones por las defensas isleñas.

El documental, de 25 minutos de metraje, combina diferentes técnicas visuales y narrativas para hacer atractivo este viaje marítimo, a saber: ilustraciones, mapas, imágenes grabadas de localizaciones reales y entrevistas, que ayudan al espectador, en conjunto, a acercarse a los hechos históricos narrados. Las entrevistas en algunas ocasiones son un recurso problemático porque un alto grado de conocimientos no siempre van acompañados de una buena capacidad para comunicarlos. Sin embargo, en Las alas verdes del dragón, todos los entrevistados transmiten pasión por lo que cuentan, mención especial a Rafael Muñoz Abad y a Manuel Poggio. Cabe reseñar, además, que en el documental también intervienen miembros del King’s College, que ponen el contrapunto británico para ofrecer una visión más global del personaje y de sus maniobras ofensivas en Canarias.

Otro elemento de interés es la potente banda sonora compuesta por Fabián Yanes, que acompaña toda la obra de forma elegante y que obtiene, también, protagonismo en algún pasaje gracias a su energía y carácter. Para rematar, cabe destacar el esfuerzo llevado a cabo para poder ofrecer imágenes de ciertas localizaciones de importancia, como el hogar de la infancia de Drake, en Tavistock.

Esta producción de Jairo López y Digital 104 es un documento audiovisual valioso que recoge un trocito de la historia de Canarias, una pieza más en el gran puzle que han sido las relaciones históricas entre el actual Reino Unido y el Archipiélago.